Consejos de Energysalas para que el árbol de Navidad sobreviva a tu gato.

A todos aquellos que tenemos gatitos en casa, se nos añade una complicación a la problemática navideña: El árbol de Navidad. A lo largo de los años hemos utilizado algunos trucos para que los gatos no se acerquen demasiado al árbol, o al menos que el desastre, si finalmente se produce, no sea tan grande. Buscando información para este post, hemos descubierto algunos inventos que parecen funcionar. Atentos que esto os puede ayudar.

Es indiscutible, un elemento nuevo en la casa, por el que se puede trepar y está repleto de los adornos brillantes y luces parpadeantes… Esto e s un caramelito para los gatos y un dolor de cabeza para nosotros. El resultado de esta combinación puede ser un cúmulo de destrozos e, incluso, un riesgo para el propio felino. Puede hacerse daño si el árbol cae sobre él, puede cortarse con alguno de los adornos o, incluso, puede asustarse y dañarse en la huida. Los gatos domésticos se sienten atraídos de forma natural por el movimiento y textura de los lazos, bolas y luces que se mueven oscilantes sobre las ramas. Pueden querer jugar con ellos «cazándolos» con sus zarpas.

Cuando un gato decide explorar los objetos decorativos de un árbol de Navidad y consigue, por ejemplo, tirar una de las bolas al suelo, ésta rebotará y se deslizará por el suelo. Ese movimiento activa el instinto de juego o caza del gato y supone un refuerzo positivo para el felino. Esta es otra de las razones por las que gatos y árboles de Navidad no son una buena combinación. En realidad, cuando la bola cae el gato consigue un juguete.

Hay que tener un cuidado especial con las luces parpadeantes. Resultan atrayentes para el gato, que puede querer perseguir las luces en el árbol o las sombras que proyectan en suelo y paredes.


¿Qué podemos hacer para evitar el desastre?

1. Fijar el árbol de Navidad. Se debe buscar una base sólida para el árbol, o bien una base amplia, o bien una base que tenga cierto peso. De esta manera evitaremos que el abeto caiga, aunque el gato intente trepar por él. Además de una base sólida, también es aconsejable sujetar el árbol a alguna pared o columna, para que no se venga abajo, si se anima a lanzarse sobre él.

2. Poner algún objeto disuasorio. Rodear el árbol con alguna valla o elemento que entorpezca el paso del felino puede ayudar en que desista en su intento de abordar el árbol.


¿Qué podemos hacer para evitar el desastre?

3. Cubrir la base con papel de aluminio. La presencia de papel de aluminio genera cierto efecto repulsivo para el felino. A los gatos no les suele gustar la textura del papel de plata ni clavar sus uñas en éste, así que puede ser una buena manera de evitar que se apoyen en la base para trepar al árbol. También permite evitar que orinen en la base del abeto.

4. Poner primero el árbol sin adornos. Es una buena idea instalar la decoración navideña en dos fases. Primero colocar el árbol sin adornos y, cuando pasen algunos días, que el gato ya se haya acostumbrado a su presencia, incorporar los accesorios. Esto hará perder curiosidad al felino o felinos de la casa y lograr que la relación entre los gatos y el árbol de Navidad sea más llevadera.

5. Elegir adornos que no cuelguen demasiado y de materiales resistentes. Apostar por adornos estáticos, que queden fijos a las ramas y que no se balanceen de forma sugerente para el gato, es una buena idea. Por una cuestión de seguridad, es recomendable evitar los objetos que se rompan al caer, como las bolas de Navidad de cristal.

6. Decorar más la parte superior del árbol que la inferior o aquella que esté más al alcance del gato nos evitará disgustos.

7. Esconder los cables y enchufes de las luces bajo alguna protección para que quede fuera de la vista de nuestro amigo de cuatro patas. Desenchufar las luces siempre que la casa queda sola, es algo que no debemos olvidar.

8.Rociar el árbol con citronela o algún producto que aleje a los gatos: a los felinos no les gusta el olor a citronela, en cambio a nosotros no nos resulta desagradable. Es una buena opción para mantener a nuestro gato alejado del abeto navideño.

Como veis, no todo está perdido. No tenemos que renunciar a poner el árbol de Navidad en una casa habitada por mininos. Todo es cuestión de algunos trucos y un poco de paciencia.

Esperamos veros pronto en nuestros Energycosejos para el hogar.

Un saludo

Maria Energysalas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Haz tu pedido por Whatsapp