5 Consejos para dejar el despacho de tu casa, perfecto.

Ahora que vamos a tener que pasar horas en casa, nuestras casas se han convertido en oficinas por necesidad, por eso te dejamos algunos consejos para que la dejes bonita y te resulte eficaz.

  1. ¡Trabajar en el sillón, nunca! Cada vez hay más personas que trabajan en casa, y no nos referimos a disponer de un coqueto rincón para contestar emails, sino a un auténtico despacho profesional. En estos casos, sentimos decir que la vivienda no es tuya, incluso si vives sola, no debes dejar que todas las estancias sean o parezcan una oficina. “Hay que poner límites visuales y de concepto a cada espacio, para que el trabajo no marque tu día a día”,. ¿Trabajar desde el sofá? ¡Nunca! 

2 ¡Siempre luz natural !Para trabajar, igual que para vivir, necesitas luz natural. Por eso, cuando vayas a planificar tu despacho, mejor que tenga una ventana cerca, para que el sol ilumine tus ideas, además de mejorar tu calidad de vida, favorecer el sueño y aumentar la productividad. También es importante ventilar de vez en cuando, para dar un soplo de aire fresco a tu imaginación y mejorar, de paso, la atención.

3 ¡Muebles con los que te sientas muy comodo/a! Es fundamental dedicar tiempo a escoger el mobiliario adecuado y a decorar dicho espacio. En cuanto a las mesas de despacho tienen que ser funcionales y es importante valorar el tiempo que uno va a estar utilizándola para escoger también accesorios ergonómicos.

4. Elige algunos objetos muy personales que te ayuden a relajarte. Aunque un despacho sirva para trabajar, también puede ser un espacio en el que retirarte a desconectar del trabajo, la familia y las amistades. En otras palabras, tu remanso de paz cuando quieras estar solo.

Así que, ¿por qué no poner algún elemento de estilo antiguo? Este puede ser una escultura o un tocadiscos retro. Lo importa es que cuando veas esa pieza, te ayude a relajarte. También pueden ser algunos cuadros Zen que inviten un poco a la meditación y te ayuden a relajar tu cuerpo y tu mente.

5. Una temperatura adecuada que te permita estar tranquilo.

Aunque depende de las personas, esta temperatura perfecta oscila entre los 19 y 21 grados centígrados. Esa es la temperatura a la que deberemos regular nuestra calefacción. Además esto te permitirá ahorrar en tu consumo.

Y esto han sido nuestros 5 consejos de hoy para el calor de tu hogar. Ya sabes que puedes seguirnos en Instagram y Facebook y por supuesto semanalmente aquí . #consejosenergysalas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Haz tu pedido por Whatsapp